La gratitud hacia los maestros

Un profesor que motiva se interesa genuinamente en sus alumnos y los ve como personas con defectos, virtudes, oportunidades, sueños y retos.

Los profesores que inspiran son aquellos que son ejemplo de sacrificio y dedicación. No importa que tan difícil sea el proceso de aprendizaje de un alumno, los maestros son como la gota que perfora una piedra hasta romperla, permitiendo la entrada a nuevas ideas.

Esa gota no perfora por su fuerza, sino por su constancia. Esa gota es limpia y diáfana. Cada que esa gota cae, adula y renueva la piedra; moja, insiste, cava, y crea.

Cuando las palabras del maestro se convierten en reflexiones propias que ayudan a mejorar hábitos, los estudiantes estallan en júbilo y agradecimiento. Saben que son una mejor versión de sí mismos por la guía de su maestro.

Ser maestro es un privilegio y un honor. Es símbolo de responsabilidad y vocación por la enseñanza, sobre todo de alegría cuando los alumnos comprenden y aplican las lecciones aprendidas en la vida diaria.

Checa este maravilloso video de un profesor que regresa a las aulas después de un tratamiento de ocho meses de quimioterapia. 

Sin duda, todos recordamos o conocemos a un maestro por el cual sentimos una inmensa gratitud por ser un ejemplo de sabiduría y fortaleza para nosotros, y por las enseñanzas que nos han ayudado a crecer como personas.

Autor: Rodolfo Bello

Director Estudiantes Embajadores CDMX SUR

Post a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.