El transporte público en Canadá

Conociendo un poco sobre el transporte público en Canadá

Recuerdo la primera vez que tomé el camión en la ciudad de Winnipeg. El viento gélido parecía golpearme la cara a -30°C. Había tramitado mi credencial para el bus, algo parecida a la tarjeta feria mexicana, y por ser estudiante, la tarifa del camión era gratis durante toda mi estancia de intercambio.

Esto era una gran ventaja. De vivir en una ciudad cuya movilidad era sumamente complicada y costosa, ahora podía moverme de un sitio a otro con facilidad. Mediante la aplicación de Winnipeg Transit podía verificar los horarios de los camiones y el tiempo que me iba a tomar llegar de un destino a otro.

Ubicar las paradas también era sencillo. A diferencia de mi costumbre de levantar la mano para que el camión pudiera verme y pararse, o bien pasar de largo porque no podía acercarse a la banqueta; ahora sólo era cuestión de esperar en una pequeña estación que me cubría del frío y verificar si el camión venía retrasado o a tiempo en una de las pantallas. 

Los camiones están equipados con una rampa para que las personas en silla de ruedas o muletas puedan subirse. También hay un espacio asignado en la parte delantera del camión para acomodar las sillas de ruedas. Además, esta facilidad es utilizada para que las madres transporten a sus hijos en carriolas.

Al principio me quería bajar fuera de las estaciones establecidas, tal como solía hacerlo en mi ciudad de origen, pero con el tiempo me fui acostumbrando a que las paradas están determinadas y que había ciertas reglas para que el servicio fuera eficiente.

Como Winnipeg era una ciudad pequeña, no había metro pero las rutas cubrían perfectamente toda la ciudad. Sin duda fue un excelente servicio que me permitió conocer lugares emocionantes durante mi estancia de intercambio estudiantil. 

Autor: Mirza Tello

Post a Comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.